Principios / Marta Yolanda Díaz-Durán A.

9.29.2014

EI: ¿Estado Islámico o Indígena?



El asesinato reciente de ocho personas en los Pajoques, sumados al asesinato anterior de otros cinco pobladores y muchas violaciones más a los derechos individuales de los habitantes de San Juan Sacatepéquez, me llevan a preguntarme si es mucha la diferencia entre personajes como Daniel Pascual del Comité de Unidad Campesina (CUC) y Abu Bakr al-Baghdadi, el autonombrado califa del llamado Estado Islámico que tiene aterrorizada a la mayoría de la población de Irak y Siria.

Recién creó su Estado Islámico, al-Baghdadi impuso la sharía, ordenó la mutilación genital para todas las mujeres entre 4 y 45 años, entregó las jóvenes que eran vírgenes a los soldados yihadistas, obligó a todas las mujeres a cubrir sus rostros (incluso los maniquíes en las tiendas) y expulsó a los cristianos además de marcar sus casas, robar sus bienes, violar a sus esposas y asesinar a sus hijos. Ha mandado a decapitar, masivamente y en público, a quienes se niegan a convertirse a sus creencias y a reconocerlo como monarca absoluto, incluyendo a niños y a bebés cuyas cabezas dejan expuestas en las plazas públicas para amedrentar al resto. Y lo anterior apenas es una parte de todos los crímenes que este iluminado ha perpetrado.

¿Podría intentar Pascual fundar su Estado Indígena en Los Pajoques? Total, ya los criminales relacionados con el CUC, organización que sirve de fachada a varios de los grupos terroristas que operan en el interior de nuestro país, acabaron con la mayoría de representantes adultos de la familia que le dio su nombre a la mencionada comunidad: los Pajoc Matz. Además de asesinar a los trece citados en el primer párrafo, han torturado a quienes han osado trabajar en la Cementera San Gabriel y han apoyado la construcción del Anillo Regional. Han violado mujeres enfrente de sus esposos e hijos, han violado a sus hijas, les han pasado ramas de chichicaste en sus genitales (también lo hacen con los hombres) y les han cortado y arrancado el cabello, sinónimo de honra en su cultura. Tanto a mujeres como a hombres les han tapado el ano con pegamento, los han golpeado hasta dejarlos incapacitados y mantienen atemorizados a los habitantes del área bajo la amenaza de que los próximos serán ellos si no obedecen sus órdenes.

Así como al-Baghdadi cuenta con sus soldados del califato (Yund al Jilafa), Pascual tiene a sus cobardes encapuchados, supuestos miembros de autopatrullas civiles, que muy lejos están de velar por la seguridad y el bienestar de los vecinos del área. Son más bien ellos quienes tienen intimidada a la mayoría, y son ellos los responsables de las principales violaciones a la vida, a la libertad y a la propiedad de los comunitarios. ¿Cuándo van a dejar los gobernantes de fingir que hacen algo por el bien de la gente, para cumplir a cabalidad con sus obligaciones de dar seguridad y velar porque haya justicia? ¿Hasta cuándo los ciudadanos vamos a seguir tolerando las monstruosidades que cometen los pocos antisociales que nos tienen sometidos? Hasta cuando…


Artículo publicado en el diario guatemalteco “Siglo Veintiuno”, el lunes 29 de septiembre de 2014. La imagen la bajé del sitio lanoticiaenguatemala.com

Etiquetas: , , , , , , , ,

9.22.2014

La CICIG es un grupo de presión



Y no es cualquier grupo de presión. Es uno de los grupos más poderosos, a pesar de que no cuentan con el apoyo de la población guatemalteca, fuera del respaldo que le dan algunos grupitos de presión locales y algunos periodistas usando sus medios de comunicación.

Por cierto, si fuera verdad lo que el actual Comisionado, Iván Velásquez, dijo en una conferencia de prensa el pasado 16 de septiembre sobre su preocupación por la forma en la cual se están llevando a cabo los procesos de selección de candidatos para las Cortes de Apelaciones y la Corte Suprema de Justicia ("Lo hacemos… con el único propósito de contribuir a la construcción de un sistema de justicia independiente, imparcial, idóneo, apto para enfrentar el incremento siempre ascendente del crimen organizado"), estarían proponiendo cambios objetivos al proceso de elección como, por ejemplo, que este no dependa de la voluntad de nadie, sino que se hiciera por sorteo.

Al fin, lo que en realidad les preocupa es que no queden sus candidatos: aquellos a los que pueden manipular y/o comprar. Aunque, considero que el principal motivo que los lleva a figurar por estas fechas en los diarios, las radios y la televisión nacional es su deseo de que se prorrogue su cómoda vida y las de sus compañeros de ¿trabajo? al frente de este ente.

No tengo ninguna duda de que los politiqueros, los ladrones que se encuentran en el ejercicio del poder (y aquellos que quieren llegar a ejercerlo), estén utilizando todas sus influencias para que elijan a inmorales que sean fácilmente comprables, y así asegurar que no los van a perseguir legalmente cuando no estén protegidos por el privilegio al antejuicio del cual gozan. Pero este hecho no implica que las intenciones de los grupúsculos que se adjudican una falsa representación de la abstracta sociedad civil sean distintas a las de los primeros. Todos, lo único que buscan es vivir a costa de los demás que, en su mayoría, observan en silencio como se desintegra nuestra sociedad concreta.  

Hasta que quienes ejercen su derecho al voto entiendan que la única forma de cambiar las cosas para bien de todos en el largo plazo, aún para el bien de los menos productivos, es cambiando el Estado Benefactor/Mercantilista por un verdadero Estado de Derecho (donde todos seamos iguales ante la ley y que los gobernantes NO tengan el poder para otorgar privilegios a ninguno), continuaremos deslizándonos por la pendiente que nos lleva directo a un caos que podría terminar en un conflicto armado similar al que vivieron nuestros padres y abuelos en el siglo pasado.

Podemos evitarlo, pero esto dependerá de nosotros, no de burócratas prepotentes y arrogantes cuyo único interés es su propio bienestar. Si hubiesen querido aportar a construir un sistema de justicia en Guatemala, no hubieran recurrido a la mentira, a la extorsión y a la compra de testigos, solo por mencionar algunas de las capacidades y habilidades que, lamentablemente, los señores de la CICIG trasladaron a los fiscales nacionales.


Artículo publicado en el diario guatemalteco “Siglo Veintiuno”, el lunes 22 de septiembre de 2014.

Etiquetas: , , , , , ,

9.15.2014

Libre frente al viento



Hoy pensé en el himno nacional de Guatemala, que en una estrofa reza: “Libre al viento tu hermosa bandera”. Pensé que más allá del juicio de valor en lo que respecta al símbolo patrio que menciona el autor del canto a mi nación, lo que sería verdaderamente hermoso es que los libres fuéramos nosotros: todos los hombres y las mujeres del planeta. Quisiera que todos valoráramos y cuidáramos tan preciado bien: condición sine qua non para quienes queremos vivir en sociedad, vivir en paz y vivir felices.

Enfatizo que esa libertad debe ser vivida enfrentando a los vientos que intentan llevarnos en dirección contraria a la que nosotros hemos elegido. Saber quién queremos ser y cómo queremos vivir nuestra vida única e irrepetible, nos da la fortaleza de plantarnos firmemente frente a cualquiera que intente parar nuestro camino o que pretenda decidir por nosotros qué hacer con nuestra propiedad primigenia: nuestra propia existencia.

Soy objetiva, amo vivir en libertad y reconociendo la realidad. No vivo de fantasías ni invenciones humanas que pretenden liberarnos, sin éxito, de asumir nuestras responsabilidades. No creo ni en el Estado dador de todas las cosas ni en seres divinos sobrenaturales que se hacen cargo de mis problemas. Creo en mí y en las personas que he elegido para compartir mi vida. Creo en lo que puedo probar que existe.

Sin embargo, como lectora empedernida que soy, suelo fantasear como lo hace la mayoría cuando se sumerge en sus lecturas. En una de esas ocasiones, pensé en cuáles serían los tres deseos que le pediría al genio de la botella si yo fuese Aladino. Pensé que le pediría que desempolvara el sentido común, no contradictorio, de las personas; que les quitara las telarañas que les impiden razonar para hacer entrar en razón al corazón; y que le eliminara el óxido a la capacidad de elegir de la gente, óxido que les hace temer al ejercicio de la libertad individual por la responsabilidad que esa decisión conlleva.

¿Por qué no pedir, de una vez por todas, vivir en paz, dentro de un Estado de Derecho donde todos seamos iguales ante la ley y se respeten la vida, la libertad y la propiedad de todos, quitando los obstáculos de nuestra ruta personal que nos lleva a la felicidad? Porque, para que ese ideal sea sostenible en el largo plazo, para que no dependa de la caprichosa voluntad de nadie, debe ser elegido por convencimiento: no debe ser impuesto.  

Más que vivir en un Estado independiente, debemos aspirar a ser libres. Entender qué significa ser libre. Abrazarnos a la Libertad con todas nuestras fuerzas y pelear por ésta con toda nuestra inteligencia. Porque de esa batalla, la batalla por nuestra libertad en concreto no en abstracto, depende nuestro presente y nuestro futuro. Porque solo saliendo victoriosos de ese enfrentamiento intelectual vamos a evitar que hoy y mañana se derrame más sangre de inocentes. Pelear por un ideal más importante que la independencia nacional: pelear por nuestra libertad individual.



Artículo publicado en el diario guatemalteco “Siglo Veintiuno”, el lunes 15 de septiembre de 2014. Las imágenes que fueron utilizadas para el collage fueron tomadas por mí y por Alcy Martínez, el sábado 31 de mayo de 2014, en la develación de “El Gigante de Cayalá” del escultor Walter Peter.

Etiquetas: , , ,

9.08.2014

El destruccionismo en Guatemala

"El SOCIALISMO: haciendo a todo el mundo igualmente POBRE desde 1917".


El destruccionismo es una enfermedad que carcome las entrañas de gran cantidad de naciones. Por supuesto, somos también muchos quienes desde distintos ámbitos de la acción humana peleamos contra esa tendencia aparentemente generalizada en casi la totalidad del mundo. Científicos, empresarios, intelectuales… seguimos trabajando cada uno desde nuestro campo para evitar el avance de aquellos que quisieran reinar sobre la humanidad y aquellos que quisieran verla destruida.

La raíz del problema está en el tipo de ética antinatural y las ideas políticas que lamentablemente han imperado desde finales del siglo diecinueve. Ideas irónicamente popularizadas no por sus ponentes ni por los supuestos beneficiarios de estas, sino por gente pudiente, en la mayoría de los casos herederos que nunca entendieron el origen de la riqueza de la cual ellos disfrutaron. Creyeron que todos, sin haber hecho el trabajo que hicieron sus antepasados, deberían disfrutar de los placeres que ellos se prodigaron con el dinero que les dejaron sus padres o abuelos, quienes fallaron a la hora de educar a sus descendientes.

Como bien explicó Ludwig von Mises en su libro “Socialismo: Análisis Económico y Sociológico”, publicado por primera vez en 1922: “Pueden dividirse en dos grupos los medios de que se vale la política socialista: por una lado, aquellos que tienden directamente a instaurar el socialismo en la sociedad, y, por otro, aquellos que conducen a tal fin indirectamente, mediante la destrucción de la economía basada en la propiedad privada de los medios de producción… Figuran en la primera categoría, por ejemplo, las nacionalizaciones y municipalizaciones de empresas privadas; y en la segunda, el sabotaje y la revolución… la destrucción es el resultado final de la política socialista que domina al mundo desde hace algunas décadas”.

Ambos casos se han dado en nuestro país. ¿Cuán estatizada e intervenida está la aparentemente vida libre en Guatemala? ¿En cuántas actividades económicas están metidos directa o indirectamente los gobernantes? ¿Cuánta gente se ha acomodado a vivir mediocremente de las limosnas que pomposamente les entregan los gobernantes? ¿Quiénes son, además de los politiqueros, los poderosos en Guatemala: los empresarios o los mercantilistas? ¿Cuántos hay que integran grupos de presión que subsisten por medio de prebendas que les otorgan los gobernantes? ¿Cuántos se dedican impunemente a destruir capital y obstaculizar la creación de riqueza, en algunos casos extorsionando a los gobernantes para que les concedan sus caprichos y en otras oportunidades apoyando a quienes ejercen el poder para facilitar la corrupción?

“La intervención del Estado en la economía, la pretendida política económica, sólo ha venido en realidad a destruir la economía. Las prohibiciones y regulaciones dictadas en su nombre son obstáculos que ha desarrollado el espíritu antieconómico”, Ludwig von Mises. ¿Hasta cuándo vamos a aguantar?


Artículo publicado en el diario guatemalteco “Siglo Veintiuno”, el lunes 8 de septiembre de 2014.

Etiquetas: , , , ,

9.01.2014

El rey no es la ley

"Soy una VÍCTIMA de los impuestos, no un pagador de impuestos"


Y menos lo son sus vasallos. Así como el Presidente no tiene el poder para violentar los derechos de los ciudadanos, tampoco lo poseen los funcionarios de la Superintendencia de Administración Tributaria/Terrorista ni ningún otro que trabaje dentro del aparato burocrático estatal. Sin embargo, lo anterior les importa poco a los mencionados y todos los días somos testigos de cómo los gobernantes pasan por encima de nosotros.

El objetivo de quienes trabajan en la SAT es exprimir hasta el punto de la inanición a los trabajadores y a los creadores de riqueza, para complacer a sus amos y permitir que estos sigan llenando las arcas públicas con dinero expoliado a aquellos que, lamentablemente, guardan silencio ante al atropello descarado de su dignidad de mandantes. Y no solo eso, casi sin chistar aceptan que a plena vista los gobernantes se roben lo que es nuestro y sin ninguna pena exhiban descaradamente la fortuna que han acumulado a costillas de nosotros.

Los verdugos de la SAT, traidores a las elementales normas de moralidad, no les importa extorsionar a los pocos tributarios (aproximadamente el 20 por ciento de la población económicamente activa) que quedamos atrapados en la economía formal. Aprovechándose de los trámites que uno debe de hacer para pagar tributos bajo amenaza de cárcel si no lo hacemos, obligan a quienes intentan cumplir con sus exigencias a llenar una falaz encuesta en la cual pretenden que uno mismo se incrimine. ¿Quién habrá sido el descendiente de Stalin, Mao o Hitler que cree que puede hacerlo? Me gustaría conocer su nombre para decirle en la cara, sin miedo, lo que pienso de él.

¿Por qué tantos dejan que los gobernantes abusen de ellos? ¿Qué hace falta para que surja un movimiento ciudadano con las ideas claras, que impulse valiente y enérgicamente, los cambios necesarios, urgentes, a nuestro sistema político? ¿Cambios que permitan reducir el poder que hoy gozan los gobernantes de dispensar privilegios a quienes se les antoje a costa del resto? Quiero enfatizar el punto de “un movimiento ciudadano con las ideas claras”, porque no se trata de que surja otro grupo de presión como todos los que hay hoy en nuestro país cuyo único objetivo es, precisamente, que les otorguen privilegios.

Como bien escribió Étienne de La Boétie en el siglo dieciséis: “Es el pueblo el que se subyuga, el que se degüella, el que pudiendo elegir entre ser siervo y ser libre, abandona su independencia y se unce al yugo; el que consiente su mal o, más bien, lo busca con denuedo. Si le costase algo recobrar su libertad, yo no le apremiaría a ello. ¿Qué debe estimar el hombre más que recuperar su derecho y, por así decir, de bestia volver a ser hombre? … ¿qué desgracia ha sido esta que ha podido desnaturalizar tanto al hombre, el único verdaderamente nacido para vivir libremente, y hacerle perder el recuerdo de su primer ser y el deseo de recuperarlo?” ¿Estamos a tiempo de rebelarnos, pacíficamente, para recuperar nuestra condición de soberanos de nuestro Estado?



Artículo publicado en el diario guatemalteco “Siglo Veintiuno”, el lunes 1 de septiembre de 2014.

Etiquetas: , , , , ,

8.25.2014

Mi mente es mía



Soy propietaria del producto del uso de mi mente y tengo todo el derecho a beneficiarme del éxito de usarla correctamente. Tengo el derecho de gozar del resultado del uso de mi mente. Los humanos nos diferenciamos del resto de seres vivos por la evolución de nuestra razón: la facultad que nos permite identificar la realidad e integrar el material provisto por los sentidos. Pero el uso de la razón, como todo en la vida, es volitivo: nosotros decidimos si la usamos o no.

Coincido con mi amigo Luis Figueroa en la importante observación que hizo en su artículo publicado el pasado viernes en “elPeriódico”, en lo que respecta a cuál es el tema principal a discutir en lo que trata a la “Ley para la protección de obtenciones vegetales”: debe o no el Estado asegurar que lo que es mío sea respetado por los otros. Y acepto la invitación que hace a dialogar sobre este asunto.

Lo único que justifica la existencia de un gobierno es que este vele porque no se  violenten los derechos individuales. Que no se violen la vida, la libertad y, por supuesto, la propiedad de nadie. Los derechos solo tienen sentido si decido vivir en sociedad. Si mi elección es vivir alejada del resto de miembros de mi especie, el reconocimiento de mis derechos no tiene sentido porque no habrá quién, más que yo, ponga en peligro mi vida, intente imponerme sus decisiones o robe lo que es mío.

Para vivir en paz, dentro de una sociedad, se necesita que algunos ejerzan condicionalmente (solo con el objetivo mencionado, limitado y temporalmente) el uso de la fuerza para evitar que los antisociales agredan a los demás; y en caso alguien viole el derecho de otro, asegurar que se haga justicia: que el malhechor compense a su víctima. El gobernante no debe de tener el poder de violentar a los ciudadanos, a menos que uno de estos haya violado a otro: solo puede usar la fuerza contra el delincuente y/o el criminal.

“Toda palabra tiene su significado exacto”, Francisco d’Anconia. Las palabras nos sirven primordialmente para pensar, por eso es VITAL que las usemos correctamente. Los anarcocapitalistas que consideran el reconocimiento de la propiedad intelectual un privilegio, utilizan incorrectamente este término. Un privilegio es una ley privada: solo aplica a unos. El reconocimiento de que el producto de mi mente es mi propiedad, no es aplicable sólo a mí: es un derecho IGUAL para todos. Yo decido si hago uso de este o no, así como decido si utilizo mi mente para crear algo nuevo o no.

De todas las propiedades de una persona, la más frágil es la intelectual. Es la más fácil de robar. Hay quienes ni siquiera se enteran de que les roban aquello que es producto de su mente. Por ejemplo, cuando el plagio no es descubierto, el ladrón impunemente cosecha el fruto de la mente de otro. Por eso necesita de protección, aún más que aquella propiedad que yo sola puedo defender hasta cierto punto: mi vida, mi hogar, mis seres queridos, mis bienes tangibles… De lo contrario, estamos destruyendo la base del progreso y de la paz: el respeto a lo ajeno.


Artículo publicado en el diario guatemalteco “Siglo Veintiuno”, el lunes 25 de agosto de 2014.

Etiquetas: , , , , , , , ,

8.18.2014

Nación de ovejas



Comienzo repitiendo lo que afirmé en mi artículo anterior: “Lamentablemente esta actitud intolerable de parte de aquellos que viven a nuestras costillas, que viven de nuestros impuestos, ha sido consentida por muchos que han olvidado el papel que representan en un Estado moderno, el papel de la autoridad, y bajan la cabeza cada vez que un servidor público los trata como siervos”.

Como bien lo dijo el célebre periodista estadounidense Edward R. Murrow a mediados del siglo veinte: “No caminaremos con miedo, el uno del otro. No seremos conducidos por el miedo hacia una era de sinrazón… no descendemos de hombres temerosos: no de hombres que temían escribir, hablar, asociarse y defender causas que eran, por el momento, impopulares… Podemos negar nuestra herencia y nuestra historia, pero no podemos evadir la responsabilidad por el resultado. No hay forma para un ciudadano de una República de abdicar de sus responsabilidades”.

La primera responsabilidad de toda persona digna es defender sus derechos individuales de todo criminal que atente contra estos incluyendo a los gobernantes, de lo contrario, como advirtió Murrow: “Una nación de ovejas pronto engendra un gobierno de lobos”. No debemos permitir que aquellos que están obligados a velar porque haya seguridad y asegurar que en caso de una violación el delincuente y/o el criminal compense a sus víctimas (asegurar que haya justicia) terminen poniendo en riesgo nuestra vida, nuestra libertad y nuestra propiedad. No debemos temer a expresarnos y, mucho menos, dejarnos intimidar por quienes gobiernan y aquellos que trabajan para ellos.

Cada vez son menos los que permiten que los gobernantes y sus empleados violen sus derechos individuales. Pero debemos entender que si lo hacen es porque hay quienes se dejan. Es porque estos últimos no pueden soportar que otros tengan la valentía que a ellos les falta. Es porque estos apaciguadores, para ocultar su vergüenza y su incapacidad de defenderse a sí mismos y a los suyos, pretenden que el resto actuemos como ellos, dejándonos avasallar por los gobernantes: renunciando a nuestra condición de humanos libres que se reconocen como mandantes y no como súbditos de quienes hemos elegido para que ejerzan el poder.

El pensamiento de una persona racional no se doblega ante aquellos que ejercen el poder temporalmente ni ante sus aduladores. Al contrario, los enfrenta dando la cara y el nombre, no cobardemente escondidos detrás de seudónimos. Quien conoce sus derechos CONSTITUCIONALES exige que sean respetados por todos y respeta los de los otros. A Murrow le gustaba recordar las palabras que Shakespeare puso en boca de Casio, palabras sabias que nosotros también debemos recordar: “La falla, querido Bruto, no está en nuestras estrellas, sino en nosotros mismos que aceptamos la servidumbre”. Termino mi artículo de hoy con la misma oración que usé la semana pasada: “El abuso de los gobernantes, centrales y locales, sólo va a terminar hasta que nosotros digamos ¡BASTA!”.



Artículo publicado en el diario guatemalteco “Siglo Veintiuno”, el lunes 18 de agosto de 2014.

Etiquetas: , , , ,