Principios / Marta Yolanda Díaz-Durán A.

2.11.2008

Área roja


Billy, un amigo mío que estudia medicina, me contó que, en las emergencias de los hospitales, el código de área roja se utiliza cuando llegan heridos de gravedad, casi al borde de la muerte o vivos por milagro. La mayoría de ellos se encuentran a escasos minutos de aspirar por última vez. A punto de expirar.

También me comentó que, en las últimas semanas, las atenciones área roja en el San Juan de Dios, donde él hace sus prácticas, han aumentado sustancialmente, al extremo de que hace pocos días se dieron 14 casos en un sólo turno. Una noche solitaria en la que se mancharon el cielo negro y la luna blanca con el rojo de la sangre. Relatos de horror, no producto de la imaginación de un prolífico escritor de novelas policíacas, sino de la realidad actual de un país invadido de peligros que se multiplican ante el estupor de sus habitantes, tan desamparados como los huérfanos violados por la ley antiadopción.

La diferencia entre los infantes y nosotros, los adultos, es que los mayores de edad todavía contamos con los medios para defendernos de los antisociales que atentan contra nuestra vida y nuestros bienes. Los abandonados dependen de otros que nos hemos esforzado por aclararnos las ideas (base de toda vida moral, según Blaise Pascal), y hemos combatido los pajaritos que habitan la mente de aquellos que promovieron la absurda idea de estatizar, centralizar y ahogar el proceso de adopción; monopolizándolo y dejándolo bajo el control de los cuestionados políticos y burócratas, desoyendo todo aprendizaje de los errores cometidos en el pasado, y condenando a miles de niños y niñas a una vida sin padres. Todo para mediatizar sus falsos pruritos y satisfacer sus prejuicios.

En fin, regreso al tema del incremento de la criminalidad, en especial en la última semana que dejó, entre otros, más de diez muertos sólo entre quienes se dedican a la riesgosa actividad de conducir una camioneta. Peligrosa, al menos, en Guatemala. Muchos son los rumores que circulan acerca de quiénes podrían estar detrás de estos hechos y cuáles son los motivos que los impulsan. Que si son miembros de los distintos grupos del partido oficial peleando por cuotas de poder en el gobierno. Que si son un grupo de policías destituidos, animados por el deseo de venganza. Que si son oficiales del ejercito amenazados con ser dados de baja o, en el mejor de los casos, declarados en “disponibilidad”. Que si son narcotraficantes y contrabandistas marcando su territorio. O mareros molestos ante una posible merma de sus ingresos, si acaso se les dificultara el cobro de impuestos al cual han obligado bajo intimidaciones propias de terroristas (como si fueran la SAT) a quienes utilizan el transporte público…

Total, la ficción se queda corta en busca de una explicación. Lo único seguro es que hoy la seguridad y la justicia brillan por su ausencia, dejando nuestro terruño, otrora multicolor, transformado en una gran área roja.


Articulo publicado en el diario guatemalteco “Siglo Veintiuno, el lunes 11 de febrero de 2008.

La fotografía la tomé el 23 de abril de 2007 en Taipei, Taiwán, en una venta de artesanías. Me pareció ideal para acompañar a mi artículo de hoy, no sólo porque me recuerda al anterior gobernante, el “Conejo” Berger, sino porque parece que las actuales autoridades siguen la misma estrategia que el ex Presidente: “no veo, no escucho y no hablo”. Claro, me refiero al tema de la seguridad sin inteligencia ni presencia. De igual manera, podría agregar: “y no hago nada”.

Etiquetas: , , ,

2 Comments:

  • Problemas, problemas, problemas y muy pocas soluciones, esto es un incendio, un voraz y gran incendio, llegado de paises "hermanos"y ha encontrado la ideal combustion para extenderse en este pais. Me pregunto donde estan los Derechos Humanos, donde esta Vision Internacional y hasta donde aguantaran los guatemaltecos este clima de guerra. Me imagino que todo tiene un limite y la limpieza social se empezara a dar cuando empiezen a tocar a ciudadanos un poco mas poderosos,que la senora de las tortilla, el del gas o la de la tienda. Vienen momentos criticos, serios que pueden llegar a la ingobernabilidad total, al caos. Saludos, y muy bonito su blog.

    By Anonymous Cristian Mejia el de generalmente hablando de Guatemala, at 11:28 p.m.  

  • Excelente post Marta Yolanda y totalmente de acuerdo. Las prioridades que deberian estar al tope de la lista (seguridad y justicia) estan hasta abajo, y todo esto A PESAR que como usted dice, el pais es un area roja.

    By Anonymous Jonathan Boarini, at 8:12 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home