Principios / Marta Yolanda Díaz-Durán A.

6.14.2010

OK


Zero kill. Sin duda, no en Guatemala. Esperar cero muertos es una utopía en un país cuyo índice de mayor crecimiento es el de la criminalidad: el número de asesinados, secuestrados, robados. En una palabra: violados. Una sociedad en la cual es casi inexistente el respeto a la vida, la libertad y la propiedad de sus miembros productivos, respetuosos y trabajadores. Una más de tantas ironías, pues las principales violaciones vienen de los obligados a proteger los derechos listados. Por supuesto, me refiero a los gobernantes.

OK le dijo Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, a Carlos Castresana al recibir su renuncia al puesto de Comisionado Internacional contra la Impunidad en Guatemala. ¡Qué les parece! Otra ironía. Castresana, un pragmático poco conocedor del Derecho (a pesar de la campaña a su favor que han hecho algunos medios nacionales e internacionales) que actuó impunemente mientras ocupó el cargo mencionado. Más aún, que continúa actuando impunemente persiguiendo a gente inocente y ensañándose con aquellos que lo hemos cuestionado y no asumimos el rol de alfombras para que “pise moreno, pise con garbo, que un relicario me voy hacer…”.

Ayn Rand, en su libro titulado “Filosofía: ¿quién la necesita?”, en el primer ensayo que lleva el mismo nombre, hace una advertencia que hago mía: “You are attacked, not for any errors or flaws, but for your virtues. You are denounced, not for any weaknesses, but for your strength and your competence.” Por cierto, si creen los empleados de la CICIG que me amedrento ante la campaña que impulsan contra algunos periodistas y columnistas están equivocados. Saben dónde encontrarme, dando la cara y defendiendo mi nombre. ¿OK?

¿Por qué siendo el concepto de justicia tan sencillo y de puro sentido común, es tan difícil encontrarlo en sociedades como la nuestra? Darle a cada quien lo que le corresponde no es otra cosa que ser justo. Y a cada uno nos corresponde lo propio, lo que es nuestro, y al otro lo que es suyo.

A mí en lo particular me importa poco la renuncia de Castresana. Era de esperarse que un hombre colérico y prepotente como él no soportara que hubiera quienes se atrevieran a enfrentársele y cuestionar sus hipótesis. Eso no significa que no haya quienes sí se alegren del hecho, así como haya otros que lo lamenten. Que haya quienes se perjudiquen con su despedida y quienes se beneficien. Such is life. Sin embargo, para la mayoría poco va a cambiar su vida con su partida.

Considero que da igual cuáles sean los verdaderos motivos por los que renunció Castresana. O si acaso es cierto que lo obligaron a renunciar. Al final lo que parece que hizo en nuestro país fue pactar con los gobernantes, lavarles la cara y no investigarlos. Independientemente de que él se haya llevado las palmas por la captura de Alfonso Portillo. No es más burocracia, nacional o internacional, lo que necesitamos. Necesitamos darle el OK al cambio constitucional propuesto por la Asociación Cívica ProReforma.

Artículo publicado en el diario guatemalteco “Siglo Veintiuno”, el lunes 14 de junio de 2010. La imagen la bajé de www.robink.ca

Etiquetas: , , , , , , ,

4 Comments:

  • Pero me quedo con la inquietud de conocer más detalles de los fallos de Castresana. En los 3 o 4 párrafos que le dedica parecen ataques más personales que fallos concretos de desconocimiento de Derecho que pueda tener esta persona o abusos cometidos.

    He estado viendo varios pros y contras de Castresana en distintos blogs. Veo que los que apoyan a proreforma por ejemplo no le tienen ningún aprecio. Prepotencia, mal caracter, fiestero, presumido... eso al final son facetas personales de cada quien que muchas veces no se corresponden con el trabajo realizado. Esto me lleva a preguntar honestamente:

    En los casos que dirigió CICIG ¿qué errores fueron los que se cometieron?

    Un saludo

    By Anonymous jcab, at 6:31 a.m.  

  • Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    By Blogger Marta Yolanda Díaz-Durán A., at 10:39 a.m.  

  • jcab:

    No sólo he usado adjetivos para evidenciar lo que escribo. Lo invito a que visite mi blog y va a encontrar muchos artículos sobre el tema. Podría comenzar con la serie de 5 titulados "Dudas razonables". También lo invito a que escuche mi programa radial "Todo a pulmón" al mediodía en 100.9 FM, 560 AM y www.libertopolis.com

    Saludos,

    MY

    By Blogger Marta Yolanda Díaz-Durán A., at 10:41 a.m.  

  • Un saludo MY y jcab. Muy puntuales en sus comentarios.
    Yo no me inclino por hablar de errores sino de eficiencia e eficacia.

    Encontre este potencial de la CICIG en Human Rights First:
    (esta en ingles)


    1. Uncover the full extent of the illegal security organizations and dismantle their underlying structure;

    2. Investigate and promote the prosecutions of members of illegal security organizations responsible for crimes and attacks against human rights defenders;

    3. Prevent future attacks on human rights defenders by putting an end to the culture of impunity that encourages such attacks;

    4. Recommend public policies for eradicating illegal security groups and preventing their re-emergence;

    5. Support, strengthen and assist Guatemalan institutions to uphold the rule of law.

    Juzgando por lo antes expuesto puedo decir que que CICIG en su concepcion puede ser un instrumento de peso siempre y cuando cumpla con con su potencial en todos los puntos antes enumerados. La ultima palabra no se ha dicho y hasta que la gente educad e intelectual exiga mas, no habra mas que mediocrecidad.

    Gerson

    By Anonymous Anónimo, at 11:23 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home