Principios / Marta Yolanda Díaz-Durán A.

2.04.2007

Soy hermana de Constantino


Y sin duda me siento orgullosa de serlo. Un joven valiente, sin pelos en la lengua, actualmente estudiante de Columbia University en Nueva York: ese es Arturo Constantino Díaz-Durán Alvarado. Notarán que mis papás no escatimaron en el tamaño de nuestros nombres. Seguro esperan acciones y resultados grandes de sus hijos.

Tal vez alguno recordará que durante un tiempo publicó una columna dirigida a sus coetáneos en el diario guatemalteco “Siglo Veintiuno”. El título de la misma era “Generación XXI”.

Y el Tino sigue dando lata desde gringolandia, defendiendo sus principios, basados en el respeto a la libertad individual y el proyecto de vida de cada uno. Ahora, decidió unirse al creciente grupo de defensores del blogero egipcio Kareem Amer. Les dejo el artículo que escribió para el periódico de su universidad.

Ánimo Kareem.

Ánimo Constan.

Etiquetas: , ,

4 Comments:

  • El caso de kareem es un claro ejemplo de atropello a la libertad de expresion. Y es realmente tonto lo que estan haciendo con el. Que bueno que cada dia seamos mas a favor de su libertad.

    By Blogger Juan Pablo Chaclan, at 10:13 p.m.  

  • Exigir el respeto a la libre expresión de otros es clave para que respeten la nuestra. Lo que a algunos incongruentes les cuesta entender: no es cuestión de ideología, sino de principios.

    By Blogger Marta Yolanda Díaz-Durán A., at 7:39 p.m.  

  • Muy ad hoc mi poster de propaganda sovietica en la foto! jajaja... y hablando de posters que dan miedo, has visto este, que acaba de aparecer recientemente en Londres? http://www.signs-of-the-times.org/signs/pods/watchful_eyes.jpg

    By Anonymous Constantino, at 2:05 a.m.  

  • Gracias por publicar el artículo de tu hermano, Marta Yolanda. Desconocía el caso de Kareem. "Hubiera amado la libertad, en otros tiempos, pero en los tiempos en los que vivimos me veo obligado a adorarla", decía el cantante de La Tona en un concierto, hace más de 10 años. La represión no se ha ido. Comparto contigo el desafortunado caso de un amigo mío, quien cometió el "error" de refutar las ideas de Jorge Palmieri en torno a la quema de la Embajada de España en 1982. Al día siguiente, ayer sábado, Palmieri respondió:

    "La libertad de expresión es una de las mayores conquistas humanas, pero debería ser empleada solamente por personas que saben lo que dicen y tienen respeto por lo que expresan los demás, sobre todo cuando son mayores que han estudiado y aprendido mucho y están por encima de jóvenes que han tenido pocos estudios, escasa ilustración y limitados conocimientos. Porque hay personas que no entienden lo que leen y no saben lo que dicen, pero se valen de que hay libertad de expresión para publicar estupideces." El infame columnista no lo dejó allí, sino publicó casi íntegramente los datos personales de Juan Manuel, incluyendo su dirección. Semejantes tácticas de intimidación son repudiables por parte de cualquiera, especialmente de alguien en un espacio editorial, y vergonzoso para el medio que lo publica. Me parece irónico, incluso, que Palmieri exija respeto hacia su persona, cuando él mismo se vale de falacias en las cuales ataca al individuo y no a sus ideas.

    By Blogger Duff Man, at 4:20 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home