Principios / Marta Yolanda Díaz-Durán A.

1.21.2007

Mi alma y yo

Fugitivas, mi alma y yo nos fuimos a La Antigua.

Es viernes 16 de septiembre por la tarde. Pero igual pudo ser un sábado o un lunes cualquiera de cualquier año. Más que el día, importa la cercanía.

Un beso robado a la vida y otro al eterno retorno. Momentos improbables. Irrepetibles. Inefables.

Mi alma y yo nos encontramos rodeadas de vírgenes, ante la presencia del hermano Pedro, bendito entre todas las mujeres ausentes. Mi alma y yo.

Nos acompañaban Francisco y Alberto. Sin embargo, no se dejaban leer. Los llevamos a pasear sin necesitar su compañía. ¿Serían una excusa? ¿Serían la perfecta coartada?

Me cuesta digerir las noticias de todos los días: hay algo más que robos. Hay algo más que asesinatos. Hay algo más que engaños. Por eso, mi alma y yo, nos fuimos fugitivas.

La felicidad.

Qué difícil es esto de la felicidad.

La felicidad.

A veces esta hecha de contradicciones. Otras de armonías repletas de matices grises salpicados de rojo y azul. Y de vez en cuando es felicidad de frágiles equilibrios. ¿Podré vivir sin mi alma? Lo sabré algún día. Tal vez sí. Tal vez no. Quién sabe. Aunque mi alma y yo sigamos fugitivas.

¿Es mi alma uno, o muchos dolores que no quiero dejar ir? ¿Será de infinitos colores? Le pido a la Virgen de piedra presente, dicen de nombre María, que nos mantenga unidas. Así, aunque sean fugitivas: yo y mi inseparable alma. Algo tendrá de Platero.

Fugitivas de regreso en la guarida.

Una luna llena. Una noche blanca. Una oscuridad clara. Son las que alumbran nuestra huída de regreso a la guarida. Sin lunas rotas.

El nido en amarillo, encubierto tras una gasa transparente por la cual se cuela el reflejo de la hogaza que anuncia un queso. De nuevo la luna. Repleta. Cómo si alguna vez estuviera incompleta. Cómo si alguna vez le faltara su alma.

Al fin estamos de regreso mi alma y yo en el palpitante centro de protección. Ese nido que cobija mi alma, ese paradójico corazón mío.

Usted que conoció nuestra huída, ¿dejó a su alma vacía?

2 Comments:

  • Mi alma y yo, encuentros y desencuentros.
    Descubrimientos y reconocimientos.

    Mi alma y yo en la búsqueda constante de ese pegamento llamado amor.

    TA
    Tu alma

    By Anonymous Anónimo, at 12:35 p. m.  

  • Cool. Buen post MY. Aunque después de leerlo me dejó pensando sobre que el alma tiene mucho más que ver que sólo el amor. Eso creo que queres plantear.

    By Anonymous Anónimo, at 6:01 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home