Principios / Marta Yolanda Díaz-Durán A.

2.18.2008

More


Hoy no me lea. A menos que le interese conocer algunas de mis digresiones, tesis inconclusas y fantasiosas elucubraciones acerca del más común de los lugares comunes a todo hombre, a toda mujer: el amor. Sí, a-more.

¿Será que me afectó el llamado mes del amor? ¿O será que con el pasar del tiempo mi lado cursi, rosa, suave y tierno como un algodón, prevalece sobre mi tozuda razón? No. Simplemente las musas me llevan este día 15 que escribo por placer, no deber, a abordar el espinudo tema del “sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear” como indica el DRAE en su segunda acepción.

Mientras ordeno mi inspiración, aparentemente desordenada, escucho repetidamente la versión de More (Mondo Cane) del ídolo sesentero Bobby Darin. De nuevo, obsesionada con una melodía. En fin… regresemos al amor, cimentado, según mi visión aristotélica del tema, en la amistad basada en valores compartidos entre pares. La amistad virtuosa que quiere el bien del otro. Ese otro que nos brinda gozo. Nos deleita. Yo, renuncio al concepto doloroso del amor tortuoso que invita a destruirse y destruir al sujeto que nos provoca más un mal que un beneficio. Lo que no quiere decir que no disfrute escuchando y, alguna vez, cantando esos boleros que son parte de nuestra tradición romántica hispanoamericana. ¿Qué sería de mí sin La Lupe, Olga Guillot, Armando Manzanero, Luis Miguel y tantos otros que adoran acompañarnos en nuestras vicisitudes sentimentales?

Es irracional lastimarnos nosotros mismos. Entonces, ¿por qué es tan común toparnos con gente que se niega a la posibilidad de vivir plenamente el más ansiado de los sentimientos humanos? ¿Es más poderoso el miedo a sufrir, a fracasar? ¿Acaso no se sufre, se fracasa, con el solo hecho de no atreverse a amar? ¿O a darnos una segunda o tercera oportunidad? ¿No sería más saludable ser emprendedores del amor y arriesgarnos a ser felices, compartiendo nuestra vida con otro, con otros? Porque no me refiero únicamente al amor de pareja. Recuerden: amamos a nuestros familiares, a nuestros amigos. Queremos para ellos lo mejor. Y quiero recalcar, valga la redundancia, el acto de querer, que implica a nuestra facultad de decidir: la voluntad. Sí: amar es un acto libre, más allá de las mariposas en el estómago o de los amorosos enamoramientos al primer cruce de miradas, parafraseando al poeta Jaime Sabines.

Llego casi al final de este escrito, preguntándome, ¿quién me metió en este lío, cuando es tan fácil elaborar sobre la difícil situación que vivimos los no tan primaverales habitantes de Guatemala? Yo, siempre yo. “More than the simple words I try to say… More than you'll ever know… Longer than always is a long, long time, but far beyond forever… and my heart is very sure…” Amo la vida. Amo, cada día más, mi vida.

Articulo publicado en el diario guatemalteco “Siglo Veintiuno”, el lunes 18 de febrero de 2008.


La fotografía la tomé el 22 de abril de 2007 en Taipei, Taiwán, en un templo budista al cual va la gente, entre otras cosas, a pedirles pareja a los dioses. En la imagen pueden ver una caja de galletas del amor, la cual se suele regalar a las novias.

Etiquetas: , , ,

6 Comments:

  • Eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeh!! Me encanta More. xx

    By Blogger Luis FIGUEROA, at 5:05 p.m.  

  • Words can be anything but simple.
    Even in simplicity they may have the impact of a hydrogen bomb or the gentelness of the sweetest whisper.
    And love is the only word that forever and beyond any word will withstand the trials of time because love is truth.

    GERSON

    By Anonymous Anónimo, at 5:29 p.m.  

  • Hola Marta Yolanda, siempre leo tu columna...y en esta ocasión me gustó mucho tu reflexión acerca del amor/amistad. Es cierto que el amor se realiza de diferentes maneras, con diferentes personas. Pero, al igual que dices, la amistad (para mí, un preciado tesoro de amor) es para gozo, para alegría, para felicidad. No para martirios, mariachois de por medio, jeje. Para darte una idea de mi mood, dice Vinicio de Moraes..."Que no sea eterno, puesto que es llama, pero que sea infinito mientras dure".

    Saludos, Andrea Musso.

    By Anonymous Anónimo, at 5:49 p.m.  

  • Wow, Andrea, que nindo.

    By Blogger Luis FIGUEROA, at 10:31 a.m.  

  • Hola:
    navegando por la red he visto tu blog, me he parado para descansar y lo he explorado, me gusta mucho. Ahora continuo mi viaje. Cuando quieras ven a ver mi blog.
    Ciao.

    By Anonymous gian, at 10:35 a.m.  

  • Martha Yolanda, humana, definitivamente...
    saluditos... le leo...
    algo tarde sorry! :-)

    By Blogger MICHIGAN AND ONLY YOU, at 1:43 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home