Principios / Marta Yolanda Díaz-Durán A.

1.18.2010

Vida sustantiva


¡Qué placer dejar correr el agua por el cuerpo un día de descanso! Y en especial, al menos en mi caso, tiene un extraño encanto cuando es en domingo. Un domingo cuando empecé a escribir este accidentado apartado en Le Haim. Hoy que Le Haim expandió su territorio a 3,800 caracteres. Por cierto, espero que no me vayan a acusar de invadir otra sección, ya que, por el momento, tengo otras querellas que atender. Otras batallas que ganar.

Lo llamo apartado, porque más que dedicarlo a la placentera tarea de compartir con ustedes mis gustos sibaritas, los maridajes que he disfrutado recientemente o las películas que me gustaría recomendarles, entre tantas otras cosas que enriquecen nuestras vidas, voy a dedicarme a reflexionar sobre mi esencia, que puede tener alguna coincidencia con la suya. Por supuesto, si es que acaso logro esbozarla.

Quiero reconocer la ayuda que me dieron para pulir mi escritura la lectura de algunas de las obras de Aristóteles, Ayn Rand y Epicuro. Aunque soy consciente que es tan poco lo que sé, que aún me resta un larguísimo camino por recorrer. Lo que al mismo tiempo es un aliciente para seguir adelante en pos de más de ese placer que experimento al conocer, descubrir, comprender nuevas cosas sobre el ser.

Mi vida es un piélago de oportunidades, ocurrencias y retos. De aciertos y equivocaciones. Como probablemente es también la suya. ¿Imagino o vivo? ¿O ambas cosas? ¿Son actos simultáneos? Cuando duermo predomina la fantasía, que rara vez se convierte en pesadilla. Y cuando estoy despierta, busco el equilibrio entre la razón y la loca de la casa como llamó Santa Teresa de Jesús a la imaginación.

Y aclaro: creo que entre la cordura y la locura, debe existir un balance. La una necesita de la otra para crear. No condeno a ninguna de las dos. Sin embargo, hoy mejor no escribo acerca de condenas ni penas. Por aquello de que alguien ande con la espada suelta y sin control, con ánimo de utilizarla en un duelo sin sentido. Más para mí que sólo porto por arma una pluma que me sirve para escribir sobre una hoja de papel en el cuaderno de MY y no, evidentemente, en el de Saramago, ni en el cuaderno de nadie más.

¿Qué me hace a mí ser Yo? ¿Alguna vez se ha hecho esa pregunta? ¿Cuál es su sustancia? ¿Cuál es su esencia? O, como se diría coloquialmente, ¿de qué material está hecho? No es esta la primera ocasión que me planteo esta cuestión. Pero sí me lo he preguntado más seguido en los últimos días. Quod quid erat esse, dijo Aristóteles. La esencia necesaria. ¿Son parte de mi esencia necesaria, mis valores, mis virtudes y mis retos, por no llamarlos defectos? Sí, respondería Rand, quien me invitaría a vencer los últimos, ayudada de los segundos, para alcanzar los primeros. Y lo más difícil e importante, conservarlos. Al fin, vivimos con un propósito: ser felices.

Termino con una cita del respetado Amable Sánchez, con la cual se despidió el pasado 4 de septiembre en el que tuve el placer de su compañía en “Todo a pulmón”: “No le tengan miedo al lenguaje, no le tengan miedo a las palabras, no le tengan miedo a los adjetivos, no le tengan miedo a la verdad. Los miedos hay que quitárselos de encima, porque los miedos nos enredan y nos llevan a donde no queremos… incluso a dejar de ser lo que cada uno de nosotros debemos ser: hombres enteros y derechos”.

No tengan miedo a la vida. Para algunos seré irreverente e iconoclasta. Suelo ser políticamente incorrecta. Pero, no se confunda, soy respetuosa de la humanidad de todos. Incluida la mía. Y no tengo miedo de utilizar los adjetivos para diferenciar a unos de otros. Es cierto que en boca cerrada no entran moscas, pero tampoco salen versos, declaraciones y suspiros. No salen besos, ni anhelos, ni deseos. No salen verdades. Y si falsea la realidad, le será casi imposible alcanzar su felicidad. Le Haim.



“Vida sustantiva” fue publicado en la edición 21 de la revista “NuChef”, correspondiente a los meses de septiembre y octubre de 2009. La fotografía la tomé el pasado mes de octubre al “Gigante de la Libertad”, regalo de nuestro amigo el artista Walter Peter, que cuelga en los Estudios de Libertópolis y nos acompaña en cada emisión de nuestros programas.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

5 Comments:

  • Hola!
    Siempre un gusto leer tu blog y en este caso no es excepción.
    Comparto la idea de una de las últimas frases sobre la falsedad de la realidad y la felicidad. Sin lugar a dudas, la felicidad se adquiere cuando no se niegan los hechos y se usa la razón.
    La foto, el gigante de la libertad, me recuerda mucho al "self made man" de Bobbie Carlyle.
    Un saludo!
    Gustavo A. Peláez C.

    By Anonymous Gustavo A. Peláez C., at 3:02 p.m.  

  • Hola MY!
    Te dejo un saludo para que veas que si visité tu blog :)
    Me parece muy confiable tu punto de vista, muy filosófico para mi pero algo entendí, ja ja.
    Un abrazo
    Miriam

    By Blogger Miriam, at 9:30 p.m.  

  • Hola Marta Yolanda, qué gusto y què interesante su punto de vista. Lo comparto, creo en que la verdad siempre descubrirá a la mentira dejando al descubierto el engaño... Le escucho siempre, la admiro porque usted es una de las mujeres que tienen agallas para decir las cosas tal y como son. le mando un gran saludo y le deseo muchos èxitos y que Dios le guarde enviandole no cuatro fantàsticos sino que a 4 ángeles para que siempre la acompañen. Con respeto y admiraciòn Fernando Polanco.

    By Blogger Agencia de Seguros, at 10:11 a.m.  

  • Hola Marta Yolanda, qué gusto y què interesante su punto de vista. Lo comparto, creo en que la verdad siempre descubrirá a la mentira dejando al descubierto el engaño... Le escucho siempre, la admiro porque usted es una de las mujeres que tienen agallas para decir las cosas tal y como son. le mando un gran saludo y le deseo muchos èxitos y que Dios le guarde enviandole no cuatro fantàsticos sino que a 4 ángeles para que siempre la acompañen. Con respeto y admiraciòn Fernando Polanco.

    By Blogger Agencia de Seguros, at 10:12 a.m.  

  • Hola Marta Yolanda, qué gusto y què interesante su punto de vista. Lo comparto, creo en que la verdad siempre descubrirá a la mentira dejando al descubierto el engaño... Le escucho siempre, la admiro porque usted es una de las mujeres que tienen agallas para decir las cosas tal y como son. le mando un gran saludo y le deseo muchos èxitos y que Dios le guarde enviandole no cuatro fantàsticos sino que a 4 ángeles para que siempre la acompañen. Con respeto y admiraciòn Fernando Polanco.

    By Anonymous Anónimo, at 10:14 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home